Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

La ilustración en la Revolución Industrial

Enviado por   •  26 de Mayo de 2019  •  Apuntes  •  2.188 Palabras (9 Páginas)  •  17 Visitas

Página 1 de 9

La Ilustración en la Revolución Industrial

  • ¿Cómo ha sido reflejada la Revolución Industrial en la literatura?

Lo que caracterizó la época fue el paso de la producción artesanal a la industrial.

Esto cambió la modalidad de explotación de la tierra: se volvió común el uso de fertilizantes, se redujo la mano de obra hasta el punto básicamente necesario, se cercaron las tierras –originalmente propiedad del campesinado- y pasaron a manos de las familias más adineradas, usando más máquinas y menos personas. De esta manera, los campesinos se vieron obligados a emigrar del campo a los centros urbanos, en donde podían emplearse en algún establecimiento comercial –aunque esto implicara salarios bajos y jornadas extenuantes, es decir empeorar su calidad de vida-. Ahí empezaron las consecuencias a corto y largo plazo: un desplazamiento indiscriminado de personas a las ciudades.

Bajo este marco, las condiciones sociales mejoraban para algunos y deterioraban la vida de otros. No obstante, esta dualidad de intereses produjo sus frutos a largo plazo, uno de ellos: la distribución de libros. Con respecto al período histórico anterior, El Renacimiento –el cual dejó grandes avances tecnológicos en el aspecto escritural, como: la invención del papel (como el que se conoce hoy en día) por parte de países europeos, la imprenta móvil de metal diseñada por Johannes Gutenberg- se simplificó la creación, producción y publicación de libros, ya que se convirtieron en un objeto fácil de confeccionar y, por ende, accesible a una gran parte de la población de la época.

La alfabetización creció aceleradamente gracias a los esfuerzos renacentistas por difundir el conocimiento. Así mismo, la Reforma Protestante impuso que cada uno de los fieles debía tener la capacidad de leer la Biblia, todo esto rompió brechas generacionales y culturales respecto a la lectura. Así, para el siglo XVI el número de obras y de copias eran suficientes para aumentar el apetito del público por los libros. El renacimiento, además, estableció términos generales en cuanto a tamaño (folio, cuarto, octavo…) y contenido (Introducción, prólogo, índice, bibliografía) que hoy día siguen vigentes. Todo lo anterior dio paso a una producción de libros alimentada por la demanda que solicitaban los habitantes. El proceso se fue convirtiendo en algo cada vez más mecanizado. La tipografía, la ilustración y la escritura se hacían más cercanas.

En ese mismo período, a finales del siglo XVII, en Alemania e Inglaterra surgió el movimiento artístico, literario y cultural denominado Romanticismo. Surge como oposición a la rigidez y la perfección que predominaba las concepciones en la corriente anterior: el clasicismo (s. XVII- XVIII). Por un lado éste imponía reglas inquebrantables en la literatura, el dibujo, la música y otras áreas del conocimiento –queriendo volver a los cánones usados por la civilización grecorromana-; por otro lado el romanticismo propuso una exaltación del sentimiento, en donde lo sublime y lo grotesco se encontraban. La originalidad y espontaneidad, en contradicción al clasicismo, prevalecían en este período.

Los escritores ingleses de principios del XIX manifiestan la típica rebeldía del Romanticismo de dos maneras:

  • Rechazo de la sociedad burguesa e industrializada, para evadirse en el paisaje rural, el pasado histórico o países exóticos.
  • Nuevo lenguaje literario basado en el sentimiento y lo irracional, la subjetividad y la libertad del artista frente a toda regla.

La literatura romántica

Exaltación del yo

Los autores románticos resaltaban el individualismo, buscando resolver misterios del subconsciente humano, y el subjetivismo anteponiéndose a la noción de belleza universal.

Naturaleza

Los románticos sentían gran atracción por la atmósfera medieval. Los lugares exóticos como sepulcros, castillos y ruinas, así mismo fenómenos como la tempestad, la penumbra y la noche crearon un imaginario para ambientar las historias románticas.

Tenebrosidad

El período gótico tuvo una enorme influencia en la estética romántica, como el uso de tonos oscuros y la descripción de lugares terroríficos -con alguna carga paranormal o fantástica-

Melancolía

Los románticos tenían una visión terrible de sí mismos. Vivían en un desgarro interior, siendo incomprendidos en la época en que vivieron. Se valían de las descripciones de la naturaleza, como una alegoría a sus propios sentimientos agrestes y desconsolados.

Libertad

En Alemania se habló de una libertad con sentido nacionalista idealizando hechos históricos.


El romanticismo, sin embargo, no se ajustó solamente a la literatura. Por el contrario, se extendió a la pintura y a la música, por no decir más. La escuela romántica en Inglaterra y Alemania rápidamente se expandió por toda Europa (especialmente en Francia).  Su apogeo no supera los veinte años y en 1850 comienza su decadencia. Son numerosos los legados que dejó esta corriente que, aún inmersa en un contexto revolucionario en el cual prevalecieron los intereses de las élites y disminuyó la calidad de vida de muchos -debido al desempleo que se generó a partir de la mecanización- aportó avances a pasos agigantados en la escritura y publicación de numerosas obras

  • Principales autores

Charles John Huffam Dickens (PortsmouthInglaterra7 de febrero de 1812-Gads Hill PlaceInglaterra9 de junio de 1870) fue un escritor y novelista inglés, uno de los más reconocidos de la literatura universal, y el más sobresaliente de la era victoriana. Fue maestro del género narrativo, al que imprimió ciertas dosis de humor e ironía, practicando a la vez una aguda crítica social

Las novelas de Dickens eran, entre otras cosas, trabajos de crítica social. Él era un fiero crítico de la pobreza y de la estratificación social de la sociedad victoriana. A través de sus trabajos, Dickens mantenía una empatía por el hombre común y un escepticismo por la familia burguesa. La segunda novela de Dickens, Oliver Twist (1839), fue responsable de la limpieza del actual arrabal de Londres que fue la base de la historia La isla de Jacob.

...

Descargar como  txt (13.8 Kb)   pdf (159.4 Kb)   docx (17.5 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club