Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Papá Goriot. En el conjunto de la “Comedia Humana”, Juan Joaquín Goriot representa el drama de la paternidad y del egoísmo. Es el padre dramático por excelencia.

Enviado por   •  20 de Febrero de 2018  •  1.216 Palabras (5 Páginas)  •  238 Visitas

Página 1 de 5

...

La vida de este pobre hombre es una antítesis respecto a la vida de sus hijas, pues su decadencia tiene como consecuencia el auge económico y social de ellas. Si Bien Goriot es un hombre de gran corazón que busca a todo costo la felicidad de sus hijas, no tiene consciencia de sus actos pues piensa solamente en el presente y no en el futuro. Se podría decir que es un hombre de “cráneo vacío”, pues es un esclavo de sus pasiones, no logra frenar sus instintos por eso termina en la decadencia y en la miseria. Según las palabras de Albert Thibaudet, “Goriot es un vencido de la paternidad, porque es padre según la carne, padre según los individuos, padre según el egoísmo”.

A papá Goriot, este autor le adjudica el término “Cristo de la paternidad” que se entiende por su pasión, por lo que le hacen sufrir las dos hijas de quienes se hace víctima. Las ha amado totalmente, poderosamente, esclavo de sus voluntades y de sus pasiones, por lo cual muere desesperado, destruido: “Cuando fui padre comprendí a Dios. Él está entero en todas partes, porque la creación ha salido de él. Señor, yo soy así con mis hijas. Sólo que yo amo más a mis hijas de lo que Dios ama al mundo”.

Se puede observar claramente en esta cita que el amor que este hombre tiene por sus dos hijas es incondicional, pasa los límites de lo real, es un amor que va más allá de lo humano.

En la figura de Goriot se concentran dos características básicas del realismo, el hombre dominado por sus instintos y pasiones y la visión materialista del mundo, al buscar, de todas formas, el ascenso de sus hijas a la aristocracia.

En el curso de su larga agonía, la pasión lo devora, lo consume como una fiebre maligna, pero el golpe mortal, el que lo aplasta definitivamente, se lo da el ausentismo de Anastasia y Delfina. Su patético monólogo se convierte en un formidable documento humano: “No quisiera morir, para no hacerlas llorar. Morir…es no volver a verlas…Para un padre, el infierno es encontrarse sin los hijos; lo he aprendido muy bien desde que se casaron… ¡Dios mío! Por qué no siguieron siendo pequeñas siempre”.

La anagnórisis del personaje se da tardíamente, momentos antes de su muerte, cuando, por fin, se da cuenta que está solo, que siempre ha estado solo: “Soy un imbécil. No me quieren y no me han querido nunca”.

Las palabras que pronuncia son de un fuerte contenido moral. El que ha cumplido el rol de hijo, luego de enterarse quién era en verdad Goriot, fue Eugenio de Rastignac que no lo abandonó nunca, ni en sus últimos suspiros.

Goriot se revela contra sus hijas: “son unas infames, unas acecinas; yo las abomino, las maldigo, me levantaré por la noche de mi tumba para volver a maldecirlas”.

Pero hay una ambigüedad en el protagonista, que se da mientras agoniza, porque después de repudiarlas, continúa siendo el padre de siempre, a pesar de haberse concientizado con respecto a ellas.

Papá Goriot es un personaje muy complejo, aumenta y retrocede económica y socialmente varias veces en la novela, pero lo único que no deja de ser es: padre por sobre todas las cosas.

...

Descargar como  txt (7 Kb)   pdf (45.9 Kb)   docx (13.7 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club