Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

¿La vida es un juego? ¿Está sonando el despertador? ¿Pero porque está sonando si estoy despierto?

Enviado por   •  11 de Enero de 2019  •  2.098 Palabras (9 Páginas)  •  7 Visitas

Página 1 de 9

...

Yo conozco muy bien todos los videojuegos que habían salido y que estaban por salir pero ningún juego de estos se parecía al que Anna y Santiago estaban jugando. Las gráficas eran tan detalladas que parecía como si fuera una grabación 4K y además era muy curioso porque el videojuego parecía tratarse de un mecánico que arreglaba automóviles. ¿Que persona en la vida jugaría un videojuego así? Cerré la puerta de ese matadero sin molestarme en saludarlos, salí de la casa y note una gran diferencia en la atmosfera del vecindario. Seguía haciendo un frio cortante pero ya no estaba desierta la calle. Estaba llena de militares, médicos, obreros, científicos y otras personas que hasta un niño de 5 años podría distinguir a que profesión se dedicaban debido a su uniforme. Pero lo curioso era. ¿Que hacían todos esos profesionales en la calle?

Además de estar completamente callados. A medida que me acercaba a la calle para platicar con alguno de ellos todos me empezaron a mirar. Me puse al frente de un médico y le pregunte: "Dr. me pude decir que es lo que está pasando. ¿Porque hay tanta gente de diferentes profesiones en la calle? ¿Porque a la gente le aburriría la vida? ¿Usted sabe quién corto el cable de la electricidad de mi casa?" Pero parecía como si estuviera hablando con algún mudo siego. Además no hizo ni el más mínimo movimiento facial. De repente uno de los militares mato al médico de un tiro en la 100 y le grite: "¡está loco! ¡Que acaba de hacer! Este médico no ha hecho nada malo." Todos los demás trabajadores empezaron a correr sin decir ni una sola palabra o mover algún musculo facial, mientras los trabajadores corrían, el militar continuaba disparando. Por miedo a terminar como los demás trabajadores que estaban muertos en el piso, empecé a correr lo más rápido que pude. Mientras que corría solo oía los tiros de la metralleta carnívora y mi respiración rauda. En el momento que pare de oír todos estos sonidos atroces, pare de correr y me senté en un banco al frente de un parque lleno de árboles y de un rio que cortaba de manera axial al parque. No me podía sacar de la cabeza todos esos rostros estáticos.

En el momento que me calme empecé a mirar a todas las direcciones posibles para ver si encontraba a alguien que no tuviera ese aspecto estático como las anteriores personas, pero lo único que se alcanzaba a ver era gente trabajando, sin comunicarse y sin hacer nada más diferente a su trabajo. Pero en la lejanía vi lo que parecía una tienda de electrónicos, y pensé: "tal vez en esa tienda podría encontrar un PlayBox" de modo que podría entender de que se trata todo esto. La tienda disponía en su mayoría de este aparato el cual era gratis. Se lo compre a la pared que estaba en la caja registradora y lleno de curiosidad me fui a doble ritmo a mi casa. Cerré mi hogar con seguro he instale el aparato en la televisión más grande de la casa. Mientras la consola iniciaba me prepare un sándwich y abrí una gaseosa para saciar la sed y el hambre. Regrese a la habitación, me senté en el sillón café que tenía una marca de nacimiento amarilla y empecé a juagar.

Primero se creaba un avatar a su gusto, pero claro como en todos los juegos se dispone de un número limitado de opciones gratis y las cosas exóticas cuestan por arriba de 0.99 dólares. Después de crear el avatar se seleccionaba la carrera en la que querías participar. No se podía entrar a ninguna profesión de alta producción de inmediato ya que de forma proporcional entre mejor la profesión la cuota para ejercerla más alta sería. Entonces empecé por las de menos producción y cada vez que consiguiera la cuota necesaria para la siguiente profesión, la empezaba a ejercer. Todo era muy divertido era como jugar un juego de Xbox o Play a diferencia que parecía como si nunca fuera a terminar. Finalmente estaba a punto de conseguir la plata necesaria para la siguiente profesión que más deseaba, pero en la profesión actual en la que estaba, me echaron, debido a que no había prestado el servicio militar y la única manera de alcanzar los créditos que necesitaba para la profesión la cual me haría rico, era prestando servicio militar. Entonces espiche el botón de opciones y me inscribí en el servicio militar. Durante el tiempo que estaba prestando servicio, una de las ordenes que nos pusieron era revisar todas las casas de un vecindario muy parecido al que vivía. En busca de posibles amenazas para el sistema. Cuando finalmente entré a la última casa, una casa muy parecida a la mía, pensé en la posibilidad de que podría estar en la habitación de la televisión, pero cuándo entre al cuarto donde debería estar, no me encontré a mí, en cambio encontré a un obeso sentado en un sillón café que tenía una mancha de mostaza en el brazo izquierdo. Mientras miraba al personaje obeso me llego una información del general la cual era que si mataba a este obeso obtendría el certificado de servicio militar que es lo que me faltaba para la profesión que tanto había deseado. Entonces hale el gatillo y antes de oír el estallido del proyectil salir del cilindro suicida de mi fusil, estire mi mano en busca del despertador que estaba sonando, lo alcance, lo apague y seguí durmiendo.

...

Descargar como  txt (11.7 Kb)   pdf (54.3 Kb)   docx (15 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club