Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

A que se debe la Evaluación y tipos de evaluación

Enviado por   •  11 de Enero de 2019  •  2.755 Palabras (12 Páginas)  •  4 Visitas

Página 1 de 12

...

PRINCIPIOS DIDÁCTICOS

Como bien sabemos, cuando hablamos de principios, hacemos mención a reglas, normas, estatutos de algo, para algo, por lo que, en cuanto a principios didácticos se refiera, diremos que éstas son las que tendrán las indicaciones profundamente especializadas para la orientación correcta en las distintas etapas para el educador. De estos principios dependerá lo que el educando logrará alcanzar.

Entendemos también que los principios didácticos llegarán a determinar cada una de las actividades que el educador deberá o podrá aplicar para que el educando reciba de las lecciones que se enseña-aprende.

INCIDENCIAS EN EL MINISTERIO EDUCATIVO Y TEOLÓGICO

Hay varios factores o elementos que inciden dentro de lo que respecta al Ministerio educativo y teológico, especialmente que todo Maestro Teológico debe poseer la responsabilidad social y divina como tal, es decir que debe tener exigencia máxima en las siguientes áreas: conocimiento, experiencia y cumplimiento.

Lo anterior se refiere a que, todo Maestro Teológico, por el hecho de ser Maestro debe de estar preparado para impartir sus clases, pero, en especial el Maestro Teológico debe profundizar más sus estudios, leer lo más que se pueda, tener la comprensión de la Palabra para que sea de mayor facilidad el desenvolverse ante su alumnado y dispersar cualquier duda o resolver casos que podrían ser de difíciles momentos.

Debe el Maestro Teológico tener la experiencia; es decir que no solamente deberá comprender la palabra sino vivir lo que dice, lo que predica, puesto que NO se predica solamente con el habla sino con las actitudes; con los ejemplos como seres humanos, mayormente él, el Maestro Teológico quien tiene a su cargo, enseñar la verdadera guía para llegar al lugar prometido por Dios.

Como tercer punto a analizar pero no quita relevancia, es que el Maestro Teológico debe poseer en sí, el cumplimiento de lo que dice y hace, puesto que nada ni nadie hace nada correcto si no es debidamente instruido para los sucesos venideros. Se debe ser responsable, no solamente para con los alumnos y sí mismo sino para el Ser por el cual se lucha día con día; Dios. Responsabilidad de estar en el momento necesario, no solamente en el edificio que cumple como iglesia sino en los momentos que requieran de su participación como Maestro.

No obstante a la actitud, el Maestro Teológico se ve obligado a optar todas las actitudes y aptitudes que respecta a su personalidad: lo más humanista posible, no incurrir a la denigración de alguien por alguien o algo por algo.

El Maestro Teológico debe ser el modelo, el manual ante el mundo, el prototipo a seguir, tanto en actitudes, personalidad, y distintos factores/elementos que inciden dentro de lo que respecta a ser un Maestro, especialmente, Teológico (valga redundancia de palabras).

La personalidad del maestro cristiano (1 Timoteo 1:9; 2:7).

El apóstol Pablo recomienda a Tito: “en la enseñanza, mostrando integridad, seriedad...” (2:7) En breves palabras, describe cómo debe ser un maestro cristiano implicando en ello el carácter de su personalidad. La palabra íntegro quiere decir: “completo en sí mismo”, “que posee cada una de sus partes”.

PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE Y LOS ELEMENOS DIDÁCTICOS

Rigurosa y motivacionalmente, cada estudiante aprende de distintas maneras; nadie aprende exclusivamente de una sola manera, ni con una sola técnica, por lo que es de gran relevancia tener en mente que, aunado a estas enseñanzas-aprendizajes el estudiante requerirá de una interacción muy amena e intensiva por parte de sí mismo y de su Maestro/Profesor quien tenga a su cargo la enseñanza de conocimientos, pero, para llegar a este éxito del conocimiento, como bien se ha dicho, el estudiante requerirá obligatoriamente de metodologías, técnicas, herramientas para interactuar. Necesita saber que hay alguien quien le pueda guiar y corregir en errores próximos a cometer.

Lo anterior mencionado refiere a los procesos de enseñanza-aprendizaje, mas no nos hemos impregnado en los elementos que infieren en estos mismos, por lo cual, haremos mención a estos elementos que, de una u otra manera repercutirán hacia el éxito o fracaso para el educando, a depender del cómo y cuándo se le haga llegar a sus manos.

Inicializando en la mención de estos elementos, posicionamos en primera escala al alumno o a la alumna: “todo gira alrededor del alumno”. Él y sólo él es el protagonista durante todo el desarrollo del proceso educativo, es por quien el profesor debe prepararse, debe ser autodidacta para que, al momento de estar frente al alumnado, sepa qué decir, qué hacer, y por supuesto, cómo hacerlo.

En la segunda escala, posicionamos al Profesor (a). Él, mayormente debe conocer los temas a tratar. El estudiante puede aportar sus conocimientos previos, puede ser el protagonista de toda la historia pero quien forma correcta o incorrectamente a este protagonista del futuro es precisamente el docente, el maestro especializado en el área que ejecuta. El alumnado, posicionado en un extremo de la historia, y el Profesor, al otro extremo; ambos interactúan de manera directa, pero, en medio de ellos debe haber algo claro, algo por el cual los dos luchen para llegar y alcanzar. Esto no es sino solamente los objetivos, a los que no se desviarán, aunque por instantes, los métodos y técnicas a aplicar parecieran o dieran la apariencia que sí. Los objetivos deberán estar más que claros, deberán ser muy bien guiados por el Profesor para que nuestro artista, nuestro protagonista tenga éxito rotundo al final del camino educativo. Así como estos elementos mencionados, existen otros; no menos importantes pero que por el momento nada más se harán mención: contenidos, métodos y técnicas.

Se ha mencionado que la Didáctica es el arte de enseñar, por lo que el educador debe prepararse adecuadamente con sus herramientas específicas y especiales para que su enseñanza sea práctica, entendible y motive a su educando.

PLANIEAMIENTO DIDÁCTICO

“Ningún profesor debe ser esporádico en cualquiera de los elementos fundamentales de la Didáctica; contenidos”.

Todo éxito está previsto por una serie de mecanismos a ejecutar, estos mecanismos, de manuales o guías a implementar. Persona que no sepa qué hacer en su trabajo; no sabe si llega al final exitosamente, o se queda a mediados de su caminar.

La planificación

...

Descargar como  txt (17.6 Kb)   pdf (61.1 Kb)   docx (19.3 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club