Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Reseña de la Variación Dialectal e influencia lingüística: el español de Puerto Rico

Enviado por   •  14 de Enero de 2018  •  3.211 Palabras (13 Páginas)  •  188 Visitas

Página 1 de 13

...

“Los desvíos cuantitativos versus los cualitativos, que eran el eje de la distinción entre convergencia e interferencia, han pasado a un segundo plano para hacer hincapié en el cuadro completo que presenta la realización del fenómeno y la posibilidad de atribuirlo a causas externas de influencia interlingüística. Esta podría ser explícita o «abierta» o «encubierta» que es la cuantitativa[5] “(Morales: 1992: 339)

Además de todas estas proposiciones cabe decir que la influencia lingüística no sea siempre la exclusive explicación posible.

La autora establece a partir de los autores Gili Gaya y García Yebra, que el paradigma preposicional constituye una parcela propicia al cambio lingüístico. No sólo se sustituyen preposiciones por otras, sino que se eliminan preposiciones obligatorias y se añaden otras en contextos que no las necesitan. Llegar a establecer cuándo uno de esos cambios obedece la influencia del inglés no es tarea fácil dado que contamos con descripciones aún muy incompletas de las normas dialectales.

Según el análisis de preposiciones a estudiantes puertorriqueños, se demostró que los bilingües alteraban más las preposiciones que los monolingües.

La preposición auxiliar de bilingües y monolingües fue en, y en los hablantes bilingües fueron para y por. Otras preposiciones como a, de, con y hacia consiguieron resultados semejantes como en ambos grupos. La confusión de a con en está documentada en el español desde antiguo (Trujillo 1971). Según García Yebra la preposición en es la «más expuesta al uso incorrecto» (1998:184) por la influencia de la preposición in del inglés, siendo catalogado por la gramática como sustituto de otras preposiciones. La autora cita a los resultados de un estudio realizado a hablantes de Puerto Rico, Yamín 1991, cuyas conclusiones son:

Preposiciones

Preposición Monolingüe Bilingüe

Para 1/25 (4,0%) 10/55 (18,18%)

Con 0/25 2/55 (3,63%)

En 13/25 (52,0%) 21/55 (38,18%)

Por 0/25 9/55 (16,36%)

De 4/25 (16,0%) 6/55 (10,90%)

A 5/25 (20%) 5/55 (9,09%)

Hacia 2/25 (8,0%) 2/55 (3,63%)

(Yamín 1991:136)

En ambos hablantes la preposición de fue la más sustituida por en. Aunque estos estudios solo hacen alusión a una parte del español de Puerto Rico, no hay que despreciarlo. Es significativo que los desvíos de la preposición en, en los hablantes monolingües se sustituye por de, mientras que en los hablantes bilingües se reemplaza por a y de. Sin duda en es un foco de cambio en el paradigma de preposiciones (Morales 1992). Un ejemplo para este fenómeno puede ser: «los celulares en Virgin Mobile resultan mejor» (reemplazo de en por de). Este portento se puede señalar, según Trujillo 1971[6] como la tendencia al cambio se agudiza en las preposiciones que son remanente de las marcas de caso y que tienen menos contenido semántico. Que los bilingües incluyan con cierta significatividad también a la preposición a en el cambio no es sino la muestra de que éstos se extienden al cambio a más contextos.

Por otra parte los bilingües ocupan más las preposiciones para y por, se analiza como un suceso de influencia lingüística (Morales 1992). Sin embargo no siempre representan preposiciones del inglés, como lo es, en este caso for.

Por ejemplo: «Yo vivía en Chile por una semana» (Bilingües).

Respecto al gerundio, diversos autores afirman:

“El gerundio ha sido objeto de estudio en muchas ocasiones, la posible influencia del inglés se relaciona específicamente con las construcciones progresivas y con los valores de adjetivo restrictivo y de nombre con que ocasionalmente se le usa” (Gili Gaya 1965, Vázquez 1989, Porras Cruz et al. 1963, Morales 1986, 1989, Yamín 1991).

Según Yamín 1991, en el uso del gerundio en los hablantes bilingües y monolingües, se da a conocer que los bilingües lo ocupan más. Los usos más frecuentes en los monolingües fueron los adverbiales. La construcción absoluta también ofreció diferencias claras entre ambos grupos (Morales 1992).

Las estructuras de presente progresivo con estar, y la influencia que podía ejercer en ellas el inglés, según Klein en 1980, los efectos podían ser sólo de tipo cuantitativo (Morales 1992).

Otras construcciones progresivas formadas por verbos de «movimiento, iniciación o progreso» (RAE 1975: 448-9) pueden verse afectadas (Blake 1987, Lantolf 1978, Lavandera 1983). Las construcciones con gerundios se da un poco más alto en los bilingües, según Yamín 1991. Un ejemplo de esto se da en: «Yo andaba corriendo por la playa.»

Otro ejemplo de gerundios, pero ahora con la estructura progresiva interceptada por un adverbio u otra expresión intercalada, perteneciente a los monolingües es: Continúa mi corazón latiendo (Morales 1992:342).

El uso del gerundio con valor de cláusula restrictiva[7] amerita algunas consideraciones previas. Como lo es el caso del miedo de decir incorrectamente la palabra, se evitan usos de gerundio. El problema radica en la ambigüedad de la misma función adjetiva y, con ello, en la dificultad de separar la función restrictiva de la explicativa (Morales 1992). Aún en el mismo adjetivo el proceso de paso de una a otra es gradual, desde luego, el adjetivo propuesto puede desempeñar también la función explicativa y hacer relación tanto al nombre que acompaña como al verbo de la oración (Alcina y Blecua 1975).

Según Suñer (1982:50) los verbos de percepción no simplifican el comienzo de una oración adjetiva restrictiva complemento del objetivo.

A partir de la misma autora se establece:

“Igualmente sucede con haber, cuando la fase nominal propuesta aparece antecedida por un artículo indefinido; situación que, a nuestro entender, se repite con el verbo tener, especialmente cuando se trata de un objeto que representa una propiedad inalienable del sujeto” («hay un hombre rezando en la sala», etc.) (Suñer 1982:50).

Se ha podido constituir que los gerundios antecedidos por artículos indefinidos[8] se acepta más que el uso de los definidos[9]. Un ejemplo de lo anterior es: «llegó un hombre

...

Descargar como  txt (20.8 Kb)   pdf (68.6 Kb)   docx (21.7 Kb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club