Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Tu que te escondes en los rincones oscuros de la escalera

Enviado por   •  10 de Febrero de 2019  •  Informes  •  1.621 Palabras (7 Páginas)  •  50 Visitas

Página 1 de 7

“Tú, que te escondes en los rincones oscuros de las escaleras”.

Historia Clara

Clara era una mujer huérfana, criada por monjas de clausura, tenía sangre española y un apellido de lustre. Se casó con Don Fermín, un hombre de alto prestigio para la época.  Este quería tener hijos, pero se inquietaba ya que Clara no tenía respuesta y pensaba que había elegido a una mujer incapaz de concebir un hijo.

Clara estaba enamorada de un indio que trabaja en la estancia, Juan de la Cruz, que al poco tiempo se convirtieron en amantes. El indio solo tenía un trabajo, hacer una capilla, pero Clara le pidió a Don Fermín que quería ciertos lujos y que Juan de la Cruz los haga, su esposo la consentía pensando que al fin tendrían hijos.

Había encontrado un libro, Cantar de los Cantares, pensó que era de su esposo, pero no era posible pensar que ese hombre áspero pueda disfrutar de esa lectura. Clara hizo un señalador con el pelo de ambos y leían a escondidas con el indio.

Juan de la Cruz, se dio cuenta que la había fecundado, al igual que Don Fermín, quien comenzó a tratarla mejor. Cuando el artesano termino su trabajo, los amantes tenían dos opciones, huir o separarse.

El indio comenzó a preparar las cosas para huir, pero un mestizo noto algo raro y lo siguió, y se dio cuenta de que estaba preparando un viaje para dos. Este se lo conto al patrón, quien no le creyó, pero cuando vio las dos monturas decidió tenderles una trampa. Le dijo a Clara que se iría a Córdoba, pero regreso a la noche siguiente.

El mestizo y otros peones lo esperaban a Don Fermín y cuando entraron a la Capilla, se encontraron con los amantes.

Don Fermín mando a sus peones contra el indio, y él se encargó de Clara, la llevo al dormitorio y le pego en el vientre, estaba dispuesto a matarla, pero uno de los mestizos lo detuvo.

Cuando Clara se despertó estaba encerrada, paso días y días gritando de dolor, y cambiando su vida por la de Juan de la Cruz. A este lo torturaron y se lo dieron a los tigres.

Clara tuvo a su hija, era mitad española y mitad india, Don Fermín la tomo a Clara y la tiro por el balcón, justo en ese momento llego Brígida, su hermana que al ver a la criatura con facciones indígenas y Clara tirada en el suelo se dio cuenta de que no era hija de Don Fermín.

Brígida tomo a la niña y le dijo a su hermano que ahora era de ella, que iba a criarla y se la llevo bien lejos de Don Fermín. Le puso como nombre Eulalia, ya que el día en que nació, era el día de Eulalia de Mérida.

Historia Eulalia

En la estancia de Yucat se iba a producir una catástrofe, vendrían las langostas, que afectarían la cosecha y los animales enfermarían, entonces mandaron a llamar a Eulalia, una hechicera de descendencia india y española y había sido criada por doña Brígida. Ella dijo que los ayudaría, pero a cambio quería que vayan a ayudarla a sacar a una mujer que estaba encerrada en las Peñas, que cuando ella se dirigía a la estancia escucho que alguien pedía ayuda, y le prometió que la salvaría, estos dudaron en ir o no, hasta que aceptaron el trato. Eulalia volvió a visitar a la mujer encerrada, y le dijo que pronto volvería a sacarla.

Teresa acompaño a Eulalia a recorrer los terrenos, esta le hizo un hechizo a Teresa para que no revele su secreto de como librarse de las langostas. Una vez terminado regresaron a la estancia, se empezó a preparar para salvar a la cautiva.

A la mañana siguiente partieron a las Peñas, Eulalia, un peón indio, Pedro Apóstol y ambos religiosos. Una vez que llegaron a la casa y entraron, el hermano Mateo escucho el sollozo de una mujer y comprendió que Eulalia había dicho la verdad. Intentaron abrir la puerta, pero estaba trabada y comenzaron a rezar y cuando ya no se sintió ningún sollozo, se dieron cuenta de que había muerto.

Después cuando pudieron abrir la pieza, vieron un cuerpo tirado en el suelo y al darlo vuelta solo había huesos, era el esqueleto de una mujer que aún conservaba la cabellera y la vestimenta. Muy sorprendidos, la enterraron en terciopelo.

A la tardecita cuando Eulalia llego a la casa, se acostó con un libro, que en un principio no lo pudo leer, por los recuerdos que le llegaban a la memoria, como cuando el Padre Mutius le dijo que se parecía a su madre, y que solo los ojos y el mentón eran de su padre, y luego le dio el libro de su madre y le conto la historia. Al abrir el libro por primera vez vio dos trenzas de cabellos, uno muy negro y otro castaño claro.

...

Descargar como  txt (7.8 Kb)   pdf (54.1 Kb)   docx (10.3 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club