Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

“Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?” (1784)

Enviado por   •  30 de Noviembre de 2017  •  1.275 Palabras (6 Páginas)  •  87 Visitas

Página 1 de 6

...

La reforma ilustrada por la que aboga Kant requiere de la libertad del uso público de la razón. Esta dicotomía entre uso público y uso privado de la razón es realmente pertinente, por un lado el uso privado hace referencia a un uso de la razón condicionado por la posición de un determinado puesto público, que delimita y constriñe un uso libre de la razón por motivos necesarios. Por otro lado, el uso público de la razón se identifica con la opinión que se puede dar al gran público en cualquier momento, es decir, aquel tipo de críticas que son resultado del pensamiento propio. “El uso público de la razón debe ser siempre libre; sólo este uso pueda traer Ilustración entre los hombres”.5

“Pero, ¿no debería estar autorizada una sociedad de sacerdotes, por ejemplo, un sínodo de la iglesia o una honorable classis (como la llaman los holandeses) a comprometerse bajo juramento entre sí a un cierto símbolo inmutable para llevar a cabo una interminable y suprema tutela sobre cada uno de sus miembros y, a través de estos, sobre el pueblo, eternizándola de este modo? Afirmo que esto es absolutamente imposible. Un contrato semejante, que excluiría para siempre toda ulterior Ilustración del género humano, es, sin más, nulo y sin efecto, aunque fuera confirmado por el poder supremo, el congreso y los más solemnes tratados de paz. Una época no puede obligarse ni juramente para colocar a la siguiente en una situación tal que le sea imposible ampliar sus conocimientos (sobre todo los muy urgentes), depurarlos de errores y, en general, avanzar en la Ilustración. Sería un crimen contra la naturaleza humana, cuyo destino primordial consiste, justamente, en ese progresar. Por tanto, la posteridad está plenamente autorizada para rechazar aquellos acuerdos, aceptados de forma incompetente y ultrajante. La piedra de toque de todo lo que puede decidirse como ley para un pueblo reside en la siguiente pregunta: ¿podría un pueblo imponerse así mismo semejante ley? Esto sería posible si tuviese la esperanza de alcanzar, en corto y determinado tiempo, una ley mejor para introducir un nuevo orden.” 6

Por ello no debemos confundir la Ilustración con un pacto irrompible de un objetivo humano, pues la propia esencia de la razón implica una renovación misma de la respuesta a la pregunta ¿qué es la ilustración? “Si nos preguntamos si vivimos ahora en una época ilustrada, la respuesta es no, pero sí en una época de Ilustración. Todavía falta mucho para que los hombres, tal como están las cosas, considerados en su conjunto, puedan ser capaces o estén en situación de servirse bien y con seguridad de su propio entendimiento sin la guía de otro en materia de religión. Sin embargo, es ahora cuando se les ha abierto el espacio para trabajar libremente en este empeño, y percibimos inequívocas señales de que disminuyen continuamente los obstáculos para una Ilustración general, o para la salida de la autoculpable minoría de edad. Desde este punto de vista, nuestra época es el tiempo de la Ilustración o el siglo de Federico”

...

Descargar como  txt (7.7 Kb)   pdf (74.7 Kb)   docx (11.5 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club