Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Influencia de la Cultura Popular en la Lima del siglo XXI

Enviado por   •  26 de Noviembre de 2017  •  4.562 Palabras (19 Páginas)  •  168 Visitas

Página 1 de 19

...

(Thieroldt 2000: 203)

Estos contenidos mostrados por los medios, estaban estructurados para captar la atención de un gran grupo de consumidores disponibles para el entretenimiento descarnado mostrado a diario. Medios que, quizá sin proponérselo, influenciaban y se retroalimentaban de las vivencias de un inconsciente colectivo que día a día se iba mermando. Alex Huerta expone lo siguiente:

“Hemos dicho que la manifestaciones culturales conocidas como parte de la cultura chicha se hacen en tono festivo, donde el humor y las formas contribuyen a un espacio de aparente apertura. También hemos mencionado al humor como un vehículo a través del cual contenidos socialmente censurables pueden aparecer publicables. En el caso de las imágenes de las vedettes ambos elementos entran en juego añadiendo, a su vez, el uso estratégico de las imágenes en tanto fotografía e historia que la acompaña” “Las vedettes, al mismo tiempo que afirman la idea de “mujer objeto” confirmando el rol del machismo (que aparentemente vincula a la cultura formal y a la popular), también son un vehículo de lo que es percibido como lo “moderno” o lo “contestatario.” (Huerta 2004: 145)

Hay un cambio muy marcado, y que si nos ponemos a pensar, es muy cierto, pues antes que íbamos a ver con tal libertad como se ven ahora vedettes en la televisión, o programas a horas no prudentes, hoy eso es lo de todos los días, en diarios, televisión etc. Pero si tenemos que enfocarnos en las influencias que provocaron los grupos emergentes, podemos identificar diversos cambios.

La Lima de hoy definitivamente no es la de antes, pues ha nacido una nueva cultura popular a la que Alex Huerta ha encontrado diversos cambios y que a continuación menciona algunos:

“La televisión pasa de ser de blanco y negro a color, y proyecta la imagen de programas cómicos o programas de chisme haciendo que un sector pudiente del público huya hacia el cable. El tiempo sigue pasando y las cantantes folklóricas han logrado, al menos en los gustos, unificar la diversidad de lo que se había llamado “lo andino” y ahora son ellas quienes, con hermosos trajes, elogian la belleza de los ojos masculinos. Durante todo este contexto la piratería también progresa: ahora lo hacen muy bien con las computadoras.” (Huerta 2004: 132)

Como lo venimos mencionando, la palabra chicha fue usada como un adjetivo despectivo; sin embargo, ésta situación ha cambiado y poco a poco está siendo aceptada por la sociedad. Un ejemplo de ello es presentado a continuación:

“Por un lado, se observa que la empresa tradicional está aceptando que existe un Perú nuevo y diferente, que sigue cánones distintos de comportamiento y tiene estilos de vida propios. Más aún, esta empresa tradicional empieza a entender que no todos los peruanos buscan ser blancos europeizados, a pesar de lo que durante tiempo sostenían muchos publicistas –no todos– y de lo que expresaban en sus comerciales supuestamente aspiracionales. El éxito de la pollera multicolor de Dina, así como la camisa brillante y los zapatos de taco de Chacalón, es una clara muestra de lo equivocados que estaban.” (Arellano 2007: 53)

A pesar de que estamos en una constante transformación, la cultura emergente viene ganando terreno en la sociedad gracias a la fusión y difusión de sus costumbres. Por ello, podemos sugerir con propiedad que esta nueva cultura, surgida en Lima, ya se ha instituido en nuestra sociedad, puesto que convivimos con ella y por más que no nos demos cuenta. Lo vivimos en los diarios, las noticias, en los conciertos y en el día a día. Es decir, ya es parte de nosotros y/o somos parte de una nueva sociedad; no tan colonial, no tan tradicional. Alex Huerta hace una mención de ello de la siguiente manera:

“Prefiero hablar de manifestaciones culturales que ocurren en los medios urbanos y se proyectan a lo largo de los proyectos de urbanización difuminados a lo largo del territorio nacional. Este nuevo panorama urbano del país es el espacio en que se forman y desarrollan estas manifestaciones culturales chicha. Me parece importante subrayar que las características de las distintas manifestaciones culturales urbanas son cruzadas e influidas por las diferencias de clase social, pero es precisamente este aspecto el que las interconecta, al estar los distintos estratos sociales conviviendo en un mismo espacio, tiempo y sistema económico. Las jerarquías simbólicas están asociadas no solamente a los sectores de poder económico, sino también al aparato ideológico estatal que comparte su influencia con el discurso de la Iglesia y la educación formal y se alzan como paradigmas que impactan en otras instituciones como la familia; es allí donde se define “el buen gusto” y “lo decente”.” (Huerta 2004: 136)

Según el autor, la aceptación de estas nuevas identidades se basa en la convivencia que se dan en distintas zonas de la ciudad con migrantes de diversas partes del Perú. Quienes sin quererlo o creerlo han concebido una nueva cultura popular, tal como también lo indica Rolando Arellano a continuación:

“Gracias a la convivencia en la periferia limeña de los migrantes provenientes de distintas partes del Perú, nace una cultura emergente que valora sus raíces, que no discrimina a la Sierra de la Costa o a Lima de las provincias.” (Arellano 2007: 48)

Por otro lado, Quispe comenta que los migrantes lograron adaptarse a la capital y que además hubo grandes cambios con las nuevas generaciones, a causa de la combinación de los gustos y costumbres que trajeron los primeros migrantes de las distintas regiones del país.

“(…) los nuevos limeños fueron adecuando Lima a sus valores, costumbres y tradiciones, generando cambios en todos los ámbitos: sociales, geográficas, económicas, políticas y culturales, transformando la Lima señorial y aristocrática, criolla y mazamorrera.” (Quispe 2004: 5)

Asimismo, Quispe define y resume lo siguiente sobre las influencias de la clase emergente en la ciudad de Lima:

“La cultura emergente influye en todas las situaciones que surgen de manera cotidiana: el combinado en las comidas, la difusión de los colores fuertes, la vitalidad de las diferentes culturas anidadas en la capital, etc.” (Quispe 2004: 6)

Definitivamente hubo en Lima un cambio muy marcado, debido a estos grupos, los cuales influenciaron a Lima e implantaron una cultura diferente y muy llamativa. Con sus costumbres y gustos, su música, sus colores distintivos, etc. El autor Alex Huerta hace una pequeña reseña de todo lo que logra ver a su alrededor y tiene que ver con esta cultura tan

...

Descargar como  txt (29 Kb)   pdf (160.8 Kb)   docx (23.3 Kb)  
Leer 18 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club