Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

El Adulto en Situación de Aprendizaje.

Enviado por   •  27 de Marzo de 2018  •  1.952 Palabras (8 Páginas)  •  59 Visitas

Página 1 de 8

...

Fue así como lentamente comenzaron a surgir estudios sistemáticos y especializados acerca de la pedagogía de adultos a partir de los trabajos de Rogers y su teoría humanista y de Knowles con su teoría andragógica.

En el tipo de situación de aprendizaje humanista, el facilitador o tutor debe valorar el concepto de sí mismo como estudiante adulto y considerar sus experiencias y conocimientos previos. En este contexto, el tutor juega un rol de apoyo y de colaborador en el proceso de aprendizaje, teniendo en cuenta las necesidades del estudiante adulto y respetando sus experiencias personales y sus capacidades. La teoría humanista es, sin lugar a dudas, una de las más influyentes en la pedagogía de adultos. En efecto, Knowles adoptó esta filosofía humanista contemporánea para elaborar su modelo andragógico basado en las necesidades de los adultos y centrado en el estudiante.

El modelo andragógico

La andragogía es la disciplina que estudia la planificación, aplicación y evaluación de intervenciones educativas con adultos.

En este sentido, Brandt (1998), señala que:

“La andragogía se encarga de la educación entre, para y por adultos y la asume como su objeto de estudio y realización, vista o concebida ésta, como autoeducación, es decir, interpreta el hecho educativo como un hecho andragógico, donde la educación se realiza como autoeducación. Entendiéndose por autoeducación el proceso, mediante el cual, el ser humano consciente de sus posibilidades de realización, libremente selecciona, exige, asume el compromiso, con responsabilidad, lealtad y, sinceridad, de su propia formación y realización personal (p.48).

La Andragogía, entonces, concibe al participante como el centro del proceso de enseñanza y aprendizaje, es él quien decide: qué aprende, cómo lo aprende y cuando lo aprende (algunos docentes afirman que no hay proceso de enseñanza), tomando en cuenta sus necesidades, intereses y su experiencia, lo que conlleva al desarrollo y adquisición de conocimientos, habilidades y actitudes que coadyuven en el logro de los aprendizajes que éste necesite. En otras palabras, el participante es el único responsable de su proceso de aprendizaje.

Desde esta perspectiva, las teorías andragógicas se preocupan del contexto en el que se realiza la formación, el clima predominante, las motivaciones y necesidades de los participantes, sus conocimientos previos, sus habilidades cognitivas frente al aprendizaje y los diversos estilos cognitivos. Todos estos elementos pueden actuar favorable o desfavorablemente en una experiencia de formación, por lo que considerarlos permitirá al tutor apoyar las actividades educativas.

El proceso de aprendizaje en adultos

La educación ya no se reduce al período escolar del niño y el adolescente. Aprender implica un cambio permanente que se produce a lo largo de la vida del que aprende. En este sentido, la educación de adultos es concebida como un proceso continuo que consiste en adquirir conocimientos sobre el mundo que nos rodea y utilizar la experiencia pasada para organizar una nueva representación de esos conocimientos e integrarlos en nuestra vida.

En este sentido, el aprendizaje involucra no sólo las capacidades cognitivas del ser humano, sino también las psíquicas, afectivas y sociales. Cada uno de nosotros aprende según su origen, su edad, su herencia, su pasado, su capacidad de comprender el mundo que le rodea.

A diferencia de los niños, los adultos tienen conciencia de sus necesidades educativas, son lo suficientemente maduros como para seleccionar los medios para educarse y decidir de qué forma desean hacerlo. Además, están adecuadamente experimentados a través de la vida y el trabajo, lo cual les permite razonar y aplicar conocimientos particulares a su rango de experiencia, para ser capaces de escoger cuándo y dónde estudiar y aprender, pudiendo medir los costos de dicho aprendizaje (costos, ya sea en términos de tiempo, dinero u oportunidades perdidas). Frente a esto, no solamente es el educador o tutor quien debe modificar sus prácticas tradicionales de enseñanza y adaptarlas al estudiante adulto, sino que también este último debe adaptarse a esta nueva situación y pasar de un rol pasivo, de receptor de información (como el desempeñado durante su periodo escolar) a un rol mucho más participativo y activo, convirtiéndose en el centro y en el responsable de su propio proceso de aprendizaje.

Características del adulto que aprende

Este nuevo concepto de educación desafía a quienes trabajan con adultos a reflexionar sobre las debilidades que presentan las actuales prácticas pedagógicas y a descubrir aquellas características de los adultos que favorecen un sistema de enseñanza más horizontal y participativo.

Por lo tanto, el estudiante adulto tiene unas características que le hacen diferente del estudiante tradicional, realidad que ha sido plasmada en numerosos estudios y que, apoyándose en diversos autores, se expone extensamente en el trabajo de Adiego (2004) quien señala que:

“Poseen un alto grado de motivación hacia los programas formativos que deciden emprender, poseen sofisticados recursos de aprendizaje, basados en su experiencia, que es de diferente naturaleza (de vida, estudios previos, familiar…) lo cual les posiciona para utilizarla de manera eficaz y poseen altamente desarrollada la competencia de planificación del tiempo y autogestión” (p.2).

Por su parte, Lieb (1991) considera que los adultos muestran elevado interés por el trabajo entre iguales, existiendo amplias posibilidades de desarrollar sus capacidades de liderazgo entre ellos; al mismo tiempo, se les define con capacidad para dar una adecuada respuesta a proyectos integradores, siempre y cuando éstos se orienten a sus intereses; además necesitan que el aprendizaje sea significativo para ellos.

Es importante destacar que, los adultos en situación de aprendizaje poseen opiniones, valores y criterios construidos durante su experiencia vital, lo cual juega un papel importante al enfrentarse al aprendizaje; poseen mejor capacidad para aprender en ambientes democráticos, participativos y de colaboración; necesitan ver la aplicación práctica de los conocimientos teóricos; y les gusta desarrollar la autonomía en el aprendizaje.

3 Conclusión

En base a las ideas anteriormente expuestas, se concluye

4 Referencias

...

Descargar como  txt (13.3 Kb)   pdf (58.2 Kb)   docx (17.3 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club