Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Como se da el cambio de monarquía a república en México

Enviado por   •  11 de Enero de 2019  •  2.865 Palabras (12 Páginas)  •  31 Visitas

Página 1 de 12

...

Para la segunda mitad del siglo XIX, el Estado tomó medidas más violentas en contra de la Iglesia. Se dio la expulsión de La Compañía de Jesús, y con ello, la de alrededor de 400 jesuitas.

Estos acontecimientos, claramente afectaban la inmunidad que había tenido la Iglesia durante años pasados. Así, la Corona encarceló a varios sacerdotes acusados de diversos delitos, desplazando de ésta manera los privilegios de lo que era la más poderosa corporación colonial.

Los Borbones iniciaron una tarea ambiciosa; reorganizar el aparato administrativo, pues el origen del gobierno patrimonial, y de las corporaciones que cumplían funciones gubernamentales se originó debido a la falta de un cuadro administrativo que sirviera al soberano. Se decidió que éste aparato estaría dotado de un cuerpo profesional de funcionarios que fueran dependientes del monarca.

Por supuesto, la reorganización afectó a los diversos centros de poder y produjo varias tensiones entre los grupos del antiguo régimen, debido a que sus funciones fueron sustituidas o modificadas por nuevas.

Diversos funcionarios, inspirados por ideas de la ilustración, consideraron que mantener al virrey –un hombre con tantos poderes- en provincias alejadas, contrariando de ésta manera la centralización de tantos poderes en una misma persona y de la Audiencia. Pues esto era no solamente peligroso, sino que administrativamente era ineficaz

Para corregir estos problemas, se creó el sistema de intendencias, el cual dividía el reino en jurisdicciones político-administrativas llamadas intendencias. Cada una de éstas intendencias estaba a cargo de un intendente o gobernador general, el cuál ejercería sobre ellas todos los atributos del poder; justicia, guerra, hacienda, actividades económicas y obras públicas. Se esperaba que éste sistema impulsara el mejoramiento político y económico de España, además de terminar con la compra de los puestos de funcionarios.

Durante años se vivió bajo éste régimen, hasta que en 1808, la crisis imperial provocada por la renuncia de los reyes españoles a favor de Napoleón Bonaparte –quien puso a su hermano José Bonaparte en el trono- y la ocupación de la Península por las tropas francesas desencadenó la desintegración del Imperio Español en América.

La elección de un monarca no legítimo y la falta de un orden político provocó la preocupación del pueblo, siendo los criollos los principales actores en busca de respuestas, unidos gracias a un fuerte sentido de identidad, el cual había tomado terreno a partir de la política centralizadora del Estado Borbón a mediados del siglo XVIII.

Existía una gran desigualdad socio-económica y cultural. El poder se encontraba concentrado en una minoría, en la cual, los españoles eran los actores principales. Esto no fue bien recibido por las demás castas y fueron los criollos quienes querían encontrar su lugar en la Nueva España.

Para el Ayuntamiento de México y sus seguidores, criollos casi en su totalidad, la Nueva España era un reino incorporado a la Corona de Castilla, semejante en todo a los de la Península y, por lo tanto, con derecho a establecer una junta para encargarse de su gobierno como lo habían hecho muchos de ellos.

El golpe de Estado no pudo haber sido más exitoso, se encontraron las vías por las que los criollos podrían acceder a la acción política, para así realizar sus pretensiones autonomistas.

Sin embargo, después de todo esto, en la Ciudad de México se provocaron nuevos problemas a un corto plazo generando graves consecuencias. En primer lugar, el hecho de que al ser un golpe ilegal, surgieron serias dudas entre los novohispanos sobre la legitimidad de los regímenes antecedentes, conllevando a una pérdida de credibilidad en ellos. Por otra parte, el golpe de Estado hizo que los autonomistas y otros descontentos con el régimen tomaran conciencia de lo que significaba actuar de manera abierta y del hecho de que podría recurrirse al uso de la fuerza.

La insurrección armada de 1810, la ruptura abierta y declarada con el régimen colonial de un grupo de criollos urbanos que habían recurrido al apoyo de sectores marginados transformaron su movimiento en uno revolucionario. Fue así que se perdió entonces la oportunidad de transformar pacíficamente al régimen político novohispano.(Guedea, 1991)

Después del intento fallido de lograr una independencia pacífica, las conspiraciones continuaron, siendo importantes las de Valladolid (Morelia), San Miguel el Grande y Querétaro, la conspiración de Valladolid en 1809.

La madrugada del 15 de septiembre de 1810 estalló en Querétaro la guerra de Independencia. Mestizos, indígenas y castas, luchaban por sus derechos reclamando libertad y autonomía.

En el inicio de la Independencia, destaca la participación del grupo criollo: Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende y Juan Aldama, Miguel Domínguez y Josefa Ortíz de Dominguez. Además, de un ejército improvisado conformado por personas provenientes de estratos sociales bajos denominado Insurgente.

Tras la muerte de los actores principales, José María Morelos y Pavón quedó a cargo del movimiento, además de que en 1814 promovió la Constitución de Apatzingán, en la cual se estipulaba la división de poderes, la soberanía de la nación, la abolición de castas y otras medidas.

Del 16 de septiembre de 1810 al 27 de septiembre de 1821, cuando se consuma la independencia, pasaron 11 años, al final de la larga lucha, la victoria se dio gracias a diversos sucesos, tanto externos como internos.

El retiro de las tropas napoleónicas de España ayudó a que las acciones armadas fueran de más a menos. Fernando VII a su regreso al trono en 1814 desconoce la constitución de Cádiz, lo que causó rebeliones de partidarios de ésta en España, hasta que finalmente en 1820, con el triunfo de los liberales, el Rey juró la constitución. (Portal Académico CCH, 2017)

De esta manera, el 10 de febrero, en Acatempan, se logran acuerdos para presentar posteriormente lo que sería el Plan de Iguala, que en resumen proclamaba la emancipación de México de España, formando un imperio mexicano gobernado por un miembro de la familia real española, y regido por una constitución nueva.

Toda esta situación resulta en la destitución del Virrey Juan Ruiz de Apodaca, y en el envío de Juan O’Donojú como representante político superior en Nueva España. Fue el propio Juan O’Donojú quien facilitó la consumación de la Independencia de México al firmar el Tratado de Córdoba, el día 24 de agosto del año 1821.

El Ejército Trigarante

...

Descargar como  txt (18.4 Kb)   pdf (64.5 Kb)   docx (20.3 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club