Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Un acercamiento del pensamiento espiritual de José Martí a los postulados básicos de la Filosofía Espírita.

Enviado por   •  26 de Septiembre de 2017  •  3.417 Palabras (14 Páginas)  •  269 Visitas

Página 1 de 14

...

Por su parte Cintio Vitier en su obra “La espiritualidad de José Martí” (2001, p. 19) asegura que “no hay, pues, que confundir el anticlericalismo de Martí, consecuencia orgánica de su anti-colonialismo en una época en que la Iglesia Católica, por el llamado Patronato Regio, resultaba de hecho inseparable de la corona española, con ningún género de anti-cristianismo ni de anti-religiosidad”.

Es demostrada su creencia y respeto por Cristo, de este dijo en “Maestros ambulantes” (La América, Nueva York, mayo de 1884): “Jesús no murió en Palestina, sino que está vivo en cada hombre”. (O.C. T. – 8 pág. 289 ); y agregó en Fragmentos, “Hay en el hombre…” “Entre las numerosas religiones, la de Cristo ha ocupado más tiempo que otra alguna los pueblos y los siglos: esto se explica por la pureza de su doctrina moral” (…) “La moral es la base de una buena religión” (O.C. T. – 19, págs 391-392)

El Espiritismo, es definido por Allan Kardec, en ¿Qué es el espiritismo? como: “… la ciencia que se encarga del origen, naturaleza y destino de los espíritus y sus relaciones con el mundo corporal o material”. Sobre esta base y teniendo presente el ejemplo de vida de Cristo en la Tierra, es entonces el Evangelio de Jesús, llevado a todas las esferas de la vida humana, es el estudio constante de sí mismo para lograr el auto-conocimiento de nuestras debilidades y nuestras fortalezas; para lograr nuestro mejoramiento.

Ahora bien, según el Dr. Rolando Buenavilla Recio y colaboradores en la obra “Pedagogía” (1984, p. 119), el pensamiento filosófico de José Martí, puede considerarse dividido en dos etapas: la primera de 1869 a 1881 (16 a 28 años de edad), y la segunda de 1882 a 1895 (29 a 42 años de edad).

Estos autores consideran que: “En la primera etapa la esencia de su pensamiento se encuentra en el idealismo marcado por el espiritualismo, aunque no en el sentido clásico del término. Son del criterio que este “se reduce, fundamentalmente, a su concepción sobre el separatismo del alma y a esos efectos escribe el Apóstol en su Cuadernos de Apuntes número uno: “El alma post-existe y si post-existe y no nacemos iguales, pre-existe, ha pasado por distintas formas. – ¿Aquí o allá? – .Es inútil preguntarlo, pero ha pasado “(O.C. T. 21, pág. 43).

Esta concepción suya justifica su desacuerdo con la pena de muerte, así aparece en la página 23 del tomo 28 de las O.C.: “(…) En nosotros, mezcla de espíritu que anima y cuerpo que obedece, el espíritu ha de cometer el delito, el espíritu es el único responsable del delito, el espíritu obcecado o pervertido. ¿Por qué pues, por una culpa del espíritu, castigáis la materia sin conciencia, sin voluntad, sin culpa?”.

A diferencia del espiritualismo se observa que Martí opina que el alma o espíritu humano es parte de la naturaleza, es decir, lo considera sobrehumano pero no sobrenatural.

En “El Libro de los Médium” de Allan Kárdec (2007, p. 460) aparece el término espiritualismo como: “creencia en la existencia del alma espiritual e inmaterial”, y se expresa además que: “El espiritualismo es la base de todas las religiones”, pero “se puede ser espiritualista sin ser espirita (o espiritista)”.

El alma para Kárdec es: “el ser inmaterial e individual que reside en nosotros y sobrevive al cuerpo”. Como se ha observado, coincidentemente Martí, en esta llamada primera etapa de su pensamiento filosófico, expresa una concepción similar.

Un elemento importante que se expresa también es su opinión, en el tomo 13, de O.C. págs 17-30, de que el alma o espíritu humano es parte de la naturaleza, por ello es importante destacar lo que comprendía Martí como naturaleza: “El pino agreste, el bravo mar, los ríos que van al mar como a la Eternidad vamos los hombres (…) el espíritu humano que se acerca y se eleva y se hace bienaventurado. Naturaleza es todo lo que existe, en toda forma, espíritus y cuerpos”.

En la segunda etapa, según los autores ya citados, su pensamiento filosófico se va distanciando del espiritualismo pero, aunque “sin que esto represente una escisión tajante”. Los referidos autores se basan en que se produce en él un acercamiento a la sabiduría científica, “sin que esto signifique una adhesión total a ella”. Reconoce el papel positivo de la labor investigativa y del descubrimiento de las causas y leyes que rigen “los fenómenos naturales y espirituales”

Es significativo que se exprese que Martí comprende, en esa búsqueda necesaria, también a los fenómenos espirituales. Esto es un indicador de que aún en esta llamada segunda etapa en él persisten las ideas espiritualistas, que se fundamenta en distintos momentos a través de su palabra en obras escritas o transcripciones de algunas de sus conferencias, lo cual se refleja en determinadas citas que se utilizan en este trabajo.

Rivas Toll, en su obra ya citada, refiere también que en Mayo de 1884 en un artículo titulado Libro nuevo y curioso, en La América, Nueva York dijo Martí: “La negación del espíritu (…) viene a parar en descubrir que el espíritu está sujeto a leyes y se mueve por ellas (…)”.

Sobre la misma cuestión, en el Diario La América, en mayo de 1883, a propósito de la celebración de la Exposición de electricidad, Martí afirmó: “La ciencia del espíritu, menos perfeccionada que las demás por estar formada de leyes más ocultas y hechos menos visibles, ha de construirse sobre el descubrimiento, clasificación y codificación de los hechos espirituales” (Valdés Galárraga, R. 2007, p. 13).

El Espíritu desde el punto de vista de la Filosofía Espirita, como coincidiera Martí, esta sujeto a leyes. Esto se recoge en “El Libro de los Espíritus”. Allí se expresa que la Ley Natural o Divina se divide en diez leyes: La ley de adoración, La ley del trabajo, La ley de la reproducción, La ley de conservación, La ley de destrucción, La ley de sociedad, La ley de progreso, La ley de la igualdad, La ley de la libertad, La ley de justicia, de amor y de caridad.

La Doctrina Espirita se sustenta también en cinco ideas fundamentales o postulados básicos, relacionados con estas leyes.

“La primera es el reconocimiento de la existencia de Dios (Ley Divina). Martí sobre esto dijo:”Dios existe y se le adora” (Valdés Galarraga, R. 2002. p. 134). “No es necesario fingir a Dios desde que se le puede probar” (Vitier, C. 1997, p. 360). (O.C. T. 19 pág 391)

La segunda idea es la preexistencia, existencia y supervivencia del principio espiritual en todos los seres vivos. El espíritu

...

Descargar como  txt (22 Kb)   pdf (133.9 Kb)   docx (19.9 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club