Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

PSICOLOGIA El inicio del control social y sus raíces positivistas

Enviado por   •  18 de Agosto de 2017  •  6.898 Palabras (28 Páginas)  •  92 Visitas

Página 1 de 28

...

La concepción positiva en la actualidad se concentra como ciencia, separada de la metafísica y la filosofía. Comte a todo esto concluye que la sustitución de la filosofía por una ciencia de la sociedad, la sociología positiva, la cual tendría un carácter científico y que apuntalaría las estructuras del Estado liberal y la sociedad industrial: orden y progreso.

Comte dice que lo positivo designa a lo real en oposición a lo quimérico, especifica que la investigación científica debe caracterizarse por ser asequible a nuestra inteligencia, esto que es que debe ser posible de analizarse e interpretarse de acuerdo a la capacidad de nuestra inteligencia.

Después del análisis de estas teorías, Comte explica que se deben eliminar las teorías teológicas o metafísicas, así como la relación con la naturaleza de Dios, quedando suplantadas por un carácter positivo o científico. Estas ideas de Comte nacen a partir de la sociedad liberal industrial del siglo XIX.

La sociología de Comte rompió con todo idealismo para dar a la ciencia un tinte utilitario, para aportar al desarrollo industrial, esta sociología justifica los efectos de la industrialización en el orden moral de la sociedad. Darwin, Comte y Spencer se basaron en el estudio empírico del hombre en la sociedad, los positivistas buscaron en el interior de ese hombre las causas del hecho delictivo “La criminología positivista, con una operación realmente singular en la historia de la ciencia, surge inventando su propio objeto. El hombre delincuente… El delito sería una forma particular de patología biológica, psicológica y social.”

El Positivismo se contrapone al pensamiento iluminista, ya que el desarrollo de las ideas parte siempre de una etapa precedente. El Positivismo trata de re socializar al delincuente, partiendo de una guía científica para la ejecución del castigo. El Positivismo pasó a ser una etapa determinante en la nueva concepción del delincuente y de la pena, la existencia de un determinismo hace que los sujetos estén predeterminados a delinquir y por consecuencia que estén predestinados a respetar las leyes. El libre albedrio no existe puesto que, aquellos individuos que respetan las leyes son normales y los que no, son anormales pero no culpables, ya que son enfermos sociales a los cuales hay que re socializar mediante el método científico.

La regulación de la sociedad ser realizaba corrigiendo y disponiendo de los individuos, quienes poseían en su interior las características que los orillaban a la realización de conductas criminales. El psicólogo, el psiquiatra, el médico, el educador, etc., se abocaron a señalar, clasificar y corregir a los anormales, entonces la criminología clínica se presento como instrumento para la realización de tales actividades.

El Positivismo hizo girar la criminología exclusivamente en torno al hombre distinguiendo entro el normal y el peligroso. Se deben analizar las causas biológicas, antropológicas, psiquiátricas y psicológicas del delito. Entre los que reafirman esta teoría, se encuentra Lombroso, que habla sobre el prototipo de criminal “criminal nato” que está predestinado al crimen desde su nacimiento y se convierte, por causas de anomalías psíquicas congénitas, en un delincuente incorregible aunque provenga de circunstancias sociales y económicas favorables. Lombroso miraba en el criminal un tipo de hombre atávico, provisto de estigmas, y junto a ello factores físicos, sociales y económicos, esto en un desarrollo de dos terceras partes de la población. A partir de Lombroso el método científico se hizo cargo para descubrir o tratar las causas de la criminalidad.

A finales del siglo XIX, se concreta la personalidad del delincuente, siendo definido en la actualidad como una acción individualizadora, sobre el detenido, tras su examen, diagnostico y pronostico, con el fin de alejarlo de reincidencia y favorecer su re incisión social. El argumento correccionalista se convierte en la base de la legitimación de las sanciones penales, partiendo del hecho de que los fenómenos sociales comenzaron a adoptar principios positivistas de las ciencias naturales, el objeto es un tratamiento re estructurador de la personalidad del delincuente, de esta forma el reo se le corrige para situarle ante la ley como un ciudadano mas, respetuoso de la misma.

La resocialización y rehabilitación social, sugieren que el delincuente adolece de integración social, la cual debe ser subsanada. La resocialización menciona que es la acción constructiva o reconstructiva de la personalidad del individuo y al posterior reintegro a la vida social. La rehabilitación debe ser bajo una institución total como el hospital, el hospicio, las casas de corrección, la escuela o la prisión, donde se instituirá el método de recuperación del individuo.

En el Positivismo de parte del supuesto de la existencia de conductas que se consideran malas en sí, penadas en virtud de normas que son producto de un consenso colectivo. De eso se deduce un interés lógico en conocer al hombre que infringe esas normas, de sanción penal solo esas conductas, quiere decir que quien las viola es, por lo menos, diferente y posiblemente anormal.

El control social pose raíces terminantemente positivistas, ya que la regulación y corrección de las conductas anormales es la base de ello.

4.- Teoría sociológica: del control social consensual al control social conflictual.

Autores afirman que el concepto de control social es amorfo, que no tiene una delimitación precisa y que, más aun, se aplica indiscriminadamente por diferentes disciplinas de las ciencias sociales. El concepto de control social ha evolucionado, ajustándose a condiciones sociales emergentes.

El comienzo de control social está asociado con la sociología y las ideas integracionistas de Durkheim a finales del siglo XIX. Derivando un control social consensual, de uniformamiento social, donde la manera coercitiva es discriminada.

Por otro lado la sociología del control social por consenso se contrapone al control social conflictual. La concepción consensual se relaciona con una posición del Estado, donde este genera una ideología de aceptación, donde la sociedad recibe el beneplácito y por su bien las políticas no solo del Estado sino de aquellos que desde altas esferas ejercen el poder político, económico y social. Entonces, la vertiente del conflicto se relaciona con una actividad coercitiva del Estado, con ejercicio de la violencia por parte de sus instituciones constitutivas.

La evolución del concepto de control social tiene que ver con la aparición inicial

...

Descargar como  txt (44.8 Kb)   pdf (216 Kb)   docx (29.8 Kb)  
Leer 27 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club