Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

EVALUACIÓN DE RIESGO NUTRICIONAL EN PACIENTES PEDIÁTRICOS CON LEUCEMIA MEDIANTE LA HERRAMIENTA DE TAMIZAJE “SCREENING TOOL FOR THE ASSESSMENT OF MALNUTRITION IN PEDIATRICS (STAMP)” ATENDIDOS EN LA UMAE HOSPITAL GENERAL DR. GAUDENCIO GONZALEZ GARZA C

Enviado por   •  4 de Abril de 2018  •  8.679 Palabras (35 Páginas)  •  283 Visitas

Página 1 de 35

...

Material y Métodos: Se diseñará un estudio transversal, descriptivo para identificar el riesgo nutricional de los pacientes con diagnóstico de leucemia de primera vez en el servicio de hematopediatria, se utilizara la herramienta de tamizaje nutricional STAMP que consta de 5 pasos (diagnostico nutricional actual, ingesta o aporte nutricional actual, relación de peso para la talla, determinación del riesgo nutricional y plan asistencial) así como un instrumento de recolección en donde se integran los datos personales y se aplicara el recordatorio de 24horas(R24H) y se hará un análisis estadístico con el programa SPSS versión 23, los resultados se reportaran en datos numéricos como media + desviación estándar y las categóricas como porcentaje.

Resultados: aun sin efectuar.

Palabras clave: riesgo nutricional, leucemia, hematopediatría, nutrición, calidad de la dieta.

1.- INTRODUCCIÓN

La leucemia es un tipo de cáncer se define como enfermedad de los órganos productores de la sangre que se caracteriza por la proliferación excesiva de leucocitos o glóbulos blancos en la sangre y en la médula ósea. Las células malignas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros (leucocitos), además de que estas células se pueden propagar al torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos, también pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo.1

Los pacientes con leucemia actualmente cursan con un grado de desnutrición que se relaciona con el aumento de la morbimortalidad, aumentando el riesgo de infecciones debido a la disminución en la función inmunológica, reducción de la función intestinal, pérdida de la masa muscular, mayor estancia intrahospitalaria debido a los tratamientos farmacológicos y terapéuticos como son la quimioterapia y radioterapia ya que estos afectan el tracto gastrointestinal provocando síntomas como vómito, náuseas, diarrea y malabsorción de nutrimentos.2

El cáncer infantil es la principal causa de muerte por enfermedad en mexicanos entre 5 y 14 años de edad, conforme a las cifras preliminares 2013 reportadas en el Sistema Estadístico Epidemiológico de las Defunciones (SEED) pudiendo ser también por complicaciones propias de la enfermedad.3 En México se estima que existen anualmente entre 5,000 y 6,000 casos nuevos de cáncer en menores de 18 años. Entre los que destacan principalmente las leucemias, que representan el 52% del total de los casos.4

Es importante realizar una valoración o tamizaje nutricional sobre el riesgo nutricional en los pacientes hematopediátricos para identificar alteraciones alimentarias y/o nutricionales ya que existen factores que afectan a la nutrición del paciente además de que la enfermedad los condiciona a un estado de malabsorción. El estado nutricional se evalúa por medio de un abordaje clínico (exploración física), mediciones antropométricas, ingestión alimentaria o dietética, la composición corporal y los parámetros biológicos5, es por ello que el objetivo principal es identificar el riesgo nutricional en pacientes pediátricos con diagnóstico de leucemia durante el periodo (agosto-noviembre2016) esto con la finalidad de proponer mejores estrategias para mejorar el estado de salud y nutrición de los pacientes del Hospital General Centro Médico Nacional la Raza.

2. MARCO TEÓRICO CONCEPTUAL

2.1 ANTECEDENTES GENERALES

2.1.1. Historia de la leucemia

El primer informe de leucemia se atribuye a el médico francés Alfred Armand Louis Marie Velpeau, el cual vió a un paciente con leucemia de 63 años de edad, quien se quejaba de fiebre y debilidad, observando crecimiento tanto en el del hígado como en el bazo; A la muerte del paciente, Velpeau realizó la autopsia y encontró que el bazo estaba crecido y notó que la sangre era muy espesa y de consistencia “semejante a una papilla”, y bajo el microscopio, vio que esta presentaba numerosos “glóbulos de pus en la sangre”. Velpeau lo informó ante la Académie Royale de Médecine en Paris, y fue publicado en marzo de 18276.

En 1847 Rudolf Ludwig Carl Virchow médico y político alemán, acuñó el término leucemia y lo definió como dos afecciones, una esplénica y otra linfática, atribuyendo a dos órganos: Linfa y el bazo.7

En 1913 las leucemias se clasificaron según las células proliferativas predominantes de la enfermedad ya sea en agudas y crónicas, además en mieloides y linfoides.8

En el decenio de 1950 se intentaron nuevos tratamientos sin gran éxito, y en 1962 se sugirió el “tratamiento total”, que consiste en cuatro fases: 1) Inducción de la remisión, 2) Consolidación o intensificación, 3) Tratamiento intratecal o meníngeo preventivo, 4) Mantenimiento o tratamiento prolongado.

A principios del decenio de 1960 algunos pacientes, sin conocerse el número real, fueron curados con ésta estrategia novedosa. Durante el mismo periodo se iniciaba la comprensión del comportamiento genético con el complejo de histocompatibilidad humano mayor (HLA) que conduciría al trasplante de médula ósea para tratar las recaídas en niños con leucemia7.

2.1.2. Leucemia

La leucemia es una enfermedad de la sangre por la cual la médula ósea produce glóbulos blancos anormales, denominadas células blásticas leucémicas o células de leucemia. Estas células se dividen reproduciéndose a sí mismas, lo que genera una proliferación neoplásica de células alteradas que no mueren cuando envejecen o se dañan, por lo que se acumulan y van desplazando a las células normales. Esta disminución de células sanas puede ocasionar dificultades en el transporte del oxígeno a los tejidos, en la curación de las infecciones o en el control de las hemorragias.1

Su evolución varía desde las que conducen rápidamente a la muerte hasta las que evolucionan con lentitud, y se les conoce como agudas o crónicas, respectivamente.7

Cualquiera de las células formadoras de sangre de la médula ósea puede convertirse en una célula maligna. Una vez que ocurre este cambio, las células leucémicas ya no maduran de una forma normal. Las células malignas se pueden reproducir rápidamente, y puede que no mueran cuando deberían hacerlo, sino que se acumulan en la médula ósea, desplazando a las células normales. En la mayoría de los casos, las células malignas pasan al torrente sanguíneo con bastante rapidez, de ahí

...

Descargar como  txt (65 Kb)   pdf (138 Kb)   docx (55.8 Kb)  
Leer 34 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club