Essays.club - Ensayos gratis, notas de cursos, notas de libros, tareas, monografías y trabajos de investigación
Buscar

Emprendimiento escolar. El modelo educativo imperante hasta mediados del siglo pasado, tuvo énfasis en el conductismo

Enviado por   •  30 de Octubre de 2017  •  1.424 Palabras (6 Páginas)  •  355 Visitas

Página 1 de 6

...

Además, enseñarles a no temer el cambio, sino más bien a poder sentirse a gusto y disfrutar con éste. (p.11) .

No obstante y a pesar que es de dominio general, que la creatividad es una condición humana, altamente importante en cualquier ámbito, pero sobre todo a nivel de educación primaria, la escuela deja de ser obstáculo en el fomento de esta competencia cuando impulsa el actuar autónomo, le brinda confianza y seguridad, además permite la iniciativa. Al respecto Malagón (2003) sostiene:

El pensamiento creativo, innovador y de transformación comienza a construirse, cuando la persona se libera de conceptos y paradigmas tradicionales, sin importancia o sin vigencia e inoperantes que solo se mantiene por razones de continuidad. (p.105).

De acuerdo con lo señalado, por el autor, se puede decir que en la escuela se ha pretendido que, además de las tareas clásicas de formación del recurso humano como: leer, escribir y realización de las operaciones matemáticas básicas, de igual manera se le exige la capacitación en emprendimiento como un estilo de vida, que le sirva para forjarse un futuro digno. Dentro de esta perspectiva, la acción pedagógica adquiere entonces una nueva dimensión, se requiere, por supuesto, de un docente con competencias realmente sólidas, es decir, un docente líder, que tenga carisma y capacidad para desarrollar habilidades creativas e innovadores en el niño, por lo que el docente tiene que enfrentarse a un proceso escolar más dinámico con iniciativa propia de los estudiantes.

El docente debe apropiarse de una nueva práctica educativa, consustanciada con competencias emprendedoras, que visualice formas y maneras de responder a los distintos problemas que se presentan en el contexto escolar, incluso en el comunitario. En ese sentido Palazón (2004), advierte que:

Los emprendedores captan las necesidades sociales y buscan construir empresas, diseñar servicios, formar equipos y prepararse profesionalmente para dar respuestas de calidad a esas demandas de las personas y grupos sociales. Los movimientos migratorios, la tercera edad, los valores emergentes en salud y educación y el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación impactan en el diseño de las nuevas políticas sociales y requieren que los trabajadores sociales tengan que desarrollar nuevas competencias para adaptar su perfil a las nuevas necesidades. Conceptuar la conducta proactiva considerando los aspectos cognitivos, lingüísticos, emocionales y de actuación de la misma, ayudan a desarrollar una conducta más adecuada a la nueva realidad. (p.112)

Orientar la actividad escolar hacia el emprendimiento, se manifiesta en la propuesta de objetivos claros y precisos con la generación del pensamiento estratégico, es intercambiar ideas, apoyarse en la investigación para el análisis del contexto. Se trata, de una propuesta didáctica, que contagia tanto a docentes como alumnos, representa otra vía de ejercer la enseñanza, basado en el argumento que la tarea educativa es algo más que instrucción, implica la necesidad de aunar esfuerzos para cambiar los procesos institucionales, poner en práctica nuevas formas de aprendizaje, mediante la problematización y la solución de inquietudes.

Sin embargo, esta concepción no se ha concretado y más que incentivar la creatividad en los niños, desde los primeros años de su educación, según, Sobrado (2010), “actualmente lo que se busca es la uniformidad dentro de los grupos que potenciar las especificidades y cualidades personales de cada miembro”. (p.89). Los sistemas educativos deberían contribuir “al desarrollo tanto de capacidades de pensamiento que permitan analizar, comparar, contrastar, criticar y evaluar, como de capacidades creativas con las cuales imaginar, hacer hipótesis, descubrir e inventar” (Sobrado, ob cit. p.5). La escuela muchas veces se transforma en un agente que dificulta la actitud emprendedora en el niño. El rol que se espera del profesorado con frecuencia está orientado a dos funciones principales: la transmisión de conocimientos y el mantenimiento de la disciplina en el aula.

Dentro de esta perspectiva, la acción pedagógica adquiere entonces una nueva dimensión, por lo cual se requiere de un docente con competencias realmente sólidas, es decir, un docente proactivo, tanto en el componente personal como en el profesional. Esto significa que el docente tendrá que desarrollar habilidades para alcanzar mayores niveles de democracia, autonomía, responsabilidad, control y comprensión de la vida y enfrentar los acelerados cambios que se le plantea

...

Descargar como  txt (9.2 Kb)   pdf (76.9 Kb)   docx (12.1 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Essays.club